Entradas

Profesional

Imagen
Toda mi vida los vi rebotar de empleo en empleo. En la casilla de «profesión del progenitor/a», garrapateé la palabra multitarea. El funcionario selló mi solicitud al desgaire.


Ser considerado el peor asesino de París no le privó de fama y fortuna. Su última víctima tardó tanto en morir que el forense dictaminó «muerte natural».






El clamor constante nos ha obligado aser creativos, y tal ha sido el aumento de beneficiosque el jefe ha ordenado deportar al resto del personal de enfermería y apelar al patriotismo de las abuelas.

«¿Dónde está la princesa?», de Maribel Romero Soler

Imagen
...Quiero que busquéis hasta en el último rincón de este cuento, en cada página, en cada palabra, detrás de los puntos y de las comas, principalmente detrás de los puntos suspensivos y los signos de interrogación. Ya sabéis que la princesa es inquieta y siempre está pensando y haciéndose preguntas de todo tipo...

¡Me fascinan los libros donde los personajes rasgan el papel y saltan a la realidad! ¡Qué valientes! Sin embargo, en esta ocasión no puedo dejar de preguntarme... ¿Acaso es tan terrible vivir en un castillo de cuento rodeado de jardines y en compañía de seres sorprendentes? ¿Por qué Rosalinda, la princesa escapista, huyó de forma taaanoriginal de las páginas de su cuento?
«¿Qué dicís, alteza?    Sí, sí, Rosalinda, ya conozco tus motivos, mas nunca olvides lo que te dijo Sofía:
...tienes que aceptar ser quien eres y, además, sentirte muy orgullosa de ello...
Y recuerda también, princesita, que siempre puedes hacer uso de ese poder tan fabuloso con el que has nacido, el don de la …

Palomino

Imagen
Palomo tiene vértigo no lo puede remediar desde aquel infame tiro le marea aletear. Un perdigón lo rozó en pleno vuelo aviar. Él que siempre adoró las alturas y el caviar... Y es que Palomo se priva, nada más despegar, toda vez que al vacío mira empieza a temblequear. ¿Qué le diré a Palomo para que su temor olvide si alas no tengo ni como alpiste? ¡Álzate, Palomo, ligero, que no te van a cazar! Las armas se fueron, ¡y no volverán! (Palomo, gallina, ya estás advertido, si no espabilas, te quedas sin nido).

El ensayo

Imagen
Mi aventura empezó la mañana que desperté con la dolorosa certeza de haber sobrepasado mi límite de dos pintas negras: «¡Me pesa hasta el alma!», pensé. ¿Quién iba a decir que la simpleza de esta frase podía conducirme ese día por la senda de la alquimia? Porque, seamos realistas, hasta hoy, nadie ha demostrado la existencia del alma; mucho se ha debatido —eso sí— a favor y en contra en los tres últimos siglos (antes, nada, so pena de tortura), sin embargo, no existe en todo el planeta una sola prueba empírica; por esa razón, yo, la doctora Cornelia Cornejuelo del Cortijo, voy a desvelar, por fin, el misterio de los misterios, y nada más sencillo que tratar de pesar el alma, pues si el alma tiene densidad, por fuerza, tendrá peso. Para ello, alquilé la tarde del 14 de enero 2017 un laboratorio a las afueras de Londres, ciudad en la que residía desde hacía tres lustros. Dado que soy una neurobióloga meticulosa, quise empezar por el principio, de manera que reproduje parte del viejo en…

Anglofilia

Imagen
Abres los ojos. Y, con manos temblorosas, alisas tu rala cabellera. De pronto, te percatas de que muchas de las palabras que emite la caja tonta te suenan a gaita resfriada. «Nunca vi televisión más boba», me dices. ¡Ya está!: tu querida lengua materna es pasto de los anglicismos. Entonces, te asalta un recuerdo de tu otra vida, aquella en la que exhortabas a los alumnos a descubrir vocablos nuevos... Regresas al lecho cabizbajo, convencido de que este disgusto dejará nueva mella en ti.
Dedicado a Don Antonio, maestro de escuela.