Atrapanubes







Los globos escaparon dibujando caracoles de aire, pinchando así, mi primer intento de fuga.


  ¡Voy a inflar más!


Echo de menos el olor de mami, el cosquilleo de su pelo, el latido de su corazón en mi corazón… Me separaron de ella un abrazo después de nacer y, enseguida,  me vi aquí:
«Astronave El Limbo
Hogar de las almas justas»
Este cohete me da mareo, gira y que te gira   
              sin cesar…
 


Besar
    Pensar
              
Potar

¡Aj!

¡Vaya broma!
Angelón, el niño con nombre, dice que elija la nube más esponjosa porque son las únicas que se pueden cabalgar, las otras sólo sirven para limpiarse el…, después de hacer… «¡eso!», lo que rima con cabalgar.



Comentarios

  1. Agua que no has de beber, déjala correr. Niño que no has de merendar, déjalo volar. Un sugerente juego de palabras con un trasfondo de tragedia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las aguas procelosas de la vida, decidí echar un cabo a los sabios sacerdotes, los pobres no terminan de decidir qué hacer con el limbo.
      Éste no es más que mi primer intento de escribir prosa poética para niñ@s, que viene a ser tan difícil como atrapar nubes.

      Abrazotes.

      Eliminar
  2. Has logrado convertir una historia triste en emotiva y emocionante, Esther, incluso me has arrancado una sonrisa. A partir de ahora, cuando mire al cielo, ya sé que nubes tengo que elegir.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que escribo algo, a excepción de la lista de la compra, me corroe la duda; duda nacida de la experiencia _a veces amarga, a veces gratificante_ que me lleva a entender que el "mensaje" depende del Yo que lo emite, tanto como del Yo que lo recibe.
      Me alegra comprobar que, por esta vez, he acertado en la diana.

      Un abrazote y mi gratitud.

      Eliminar
  3. Es muy fácil atrapar las nubes, solo es necesario sentirte libre y caminar a esa locura que es, lo necesario todo lo demás es algo que no interesa. Así las nubes son un colchón donde dejo mi cuerpo cuando descanso y el aire me mira sorprendido como yo me quedo, cuando descubres que somos muchos los que estamos artos, de que no dejen soñar a los mortales.
    Me alegra la sencillez conque dejas fluir salpicando palabras que llegan... Como las abejas buscando lo dulce para formar la miel.

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A seguir soñando, entonces.
      Los sueños son el único capital por el que merece la pena luchar porque abarcan el Todo y la Nada.
      Gracias por visitar mi biblioteca.

      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario