La undécima hora







«Volverán, sin embargo, no serán los mismos».
La declaración del viejo nos puso los pelos en salazón, muy especialmente porque llevábamos horas pateándonos esa maldita isla.
  
 Desembarcamos la tarde del 21 de enero con un temporal del copón pisándonos los talones. Apenas divisamos el faro, el capitán nos lanzó al agua en un par de lanchas neumáticas; habríamos zozobrado de no ser por la urgente necesidad de vivir. La Corporación nos había enviado para recuperar los restos de un aparato ultrasecreto que había caído desde la estratosfera, y esperábamos encontrarlo antes de que la tempestad nos engullera a todos. El equipo estaba formado por dos buzos camicaces, tres científicos locos y yo, el jefe de seguridad, elegido no tanto por mi liderazgo como por haberle machacado la nariz al gilipollas del secretario general.


 


  El primer inconveniente con el que nos topamos fue que la casucha en la que nos íbamos a instalar carecía de techo y amenazaba con desmoronarse; el segundo, que el viejo farero sólo disponía de sitio para almacenar el grueso del equipaje, de modo que, soltado el lastre, planté las tiendas a sotavento de una mole de rocas, al suroeste del faro, esperando que el viento no virara inesperadamente y acabáramos en el mundo de Oz.
La noche transcurrió con el bramido del viento voceando a través de las finas paredes de los iglús; pasada la media noche todo quedó en calma. Salí de mi tienda al mismo tiempo que mi equipo; el cielo estaba despejado y los astros brillaban como si estuvieran vivos; del viento no quedaba ni un soplo en lo que alcanzaba la vista, como si nunca hubiera existido. La doctora Rodríguez propuso comenzar la tarea en cuanto amaneciera.
El equipo se puso en marcha a las seis en punto como un instrumento perfectamente calibrado; los buzos recuperaron con eficacia la mayor parte de los cachivaches y ya sólo quedaba por localizar algo que, según la «doctora friki» era megavital. Sin embargo, tuvimos que suspender la operación porque el viento volvió como se había esfumado, a lo bestia.
La mañana siguiente nos obsequió con una bruma espesa, no de la que se pega a la ropa, sino de la que penetra en la piel hasta morderte los huesos, la niebla de la jodida mar. Después del recuento de víveres, comenzamos a preparar el desayuno; la doctora Rodríguez fue a buscar a su colega, el doctor Sanarrana, por si había vuelto a quedarse atascado en su saco de dormir. Rodríguez volvió con la noticia de la desaparición del científico y me organicé con los buzos para localizarlo mientras «doc’ friki» y Rodríguez continuaban con el rescate del artefacto.
  Carlos, Daniela y yo rodeamos la mole de piedra bajo la que habíamos pernoctado, por si al doctor le había dado un apretoncillo; ni rastro. Nos encaminamos al faro, tal vez el sentido del decoro los había llevado a él y a su “apretoncillo” hasta la guarida del farero. Después de un rato aporreando la puerta de la torre, apareció la figura enjuta, alta y de rostro cadavérico del endemoniado farero, en menos de un minuto nos despachó sin inmutarse por la desaparición de nuestro doctor.
De vuelta al campamento, Rodríguez nos informó de que la «doctora friki» se había volatilizado. Al parecer, la había engullido la niebla detrás de un talud. Dejé a Carlos y a la doctora Rodríguez en guardia y me llevé a Daniela a inspeccionar el terreno en busca de alguna pista, pero una recién e inoportuna lluvia borró, incluso, nuestras propias huellas.
Dos desaparecidos y el temporal que arreciaba. Aquello no pintaba nada bien. La isla era muy pequeña y su único habitante, el farero de los cojones, no era particularmente sociable. ¿Dónde se habrían metido esos dos idiotas?
Por la tarde, y sin haber localizado el dichoso «chisme megavital», ordené levantar el campamento e iniciamos una batida por toda la isla; con un poco de suerte, reuniría mi ganado a tiempo de embarcar en el remolcador que la Corporación nos enviaba a las 23:00 de ese día. El tiempo jugaba en contra.
Tres horas más tarde teníamos en nuestro poder todos los restos de la aeronave supersecreta, pero ni rastro de los desaparecidos. Di orden de separarnos y encontrarnos en la torre del faro transcurrida una hora. Sin duda fue una mala decisión, porque al faro sólo llegamos la doctora Rodríguez y yo: ¡ni Carlos ni sus cojones en vinagre! Así que decidí encararme a ese vejestorio faroleroy sacarle a golpes, fuera o no preciso, el paradero de mi equipo. Aporreé la puerta astillada hasta sangrar, entonces el viejo apareció detrás de nosotros...

La impresión que me produjo aquella declaración retuvo mi puño con la fuerza de diez hombres. Aquella forma de sonreír no era normal, ese endemoniado cabrón me recordaba a la Muerte que tantas veces había dibujado en mi macuto. Nos invitó a traspasar la puerta y, una vez en la sala, nos sirvió un té para entrar en calor —¡ostias!, aquel brebaje era más fuerte que el aguardiente—. Entonces comenzó a contarnos que él procedía de una larga estirpe de faraones egipcios; su nave había encallado en aquel océano, después de que seis de sus remeros cayeran fulminados por un rayo cósmico. Se encontraba a la deriva cuando los dioses nos enviaron para que él pudiera continuar su travesía. Rodríguez y yo nos miramos con una mueca estúpida, incapaces de controlar nuestro cuerpo y con la conciencia clara de que estábamos en un serio peligro. Sin más, la bruma ácida que comenzó a envolvernos reveló que la isla maldita era en realidad una embarcación antigua. El faraón ocupó el lugar del timonel y todos comenzamos a remar al unísono; mujeres y hombres de diferentes épocas coreábamos «¡por la gloria del faraón!» con cada golpe de remo; así, mientras moría nuestra conciencia, la nave funeraria se elevó sobre la espuma de mar impulsada por nuestros cuerpos mutilados.

Comentarios

  1. Este faraón quiere hacer su agosto con la sangre, el sudor y las lágrimas de sus incautas víctimas. Muy propicio para estas fechas en las que el paro desciende debido al empleo basura, manejado con maestría por el negrero, el explotador, el cacique. Sólo nos libramos los bohemios, entre los cuales me incluyo. Aprovecho para despedirme, pues me tomo unas vacaciones virtuales. Hasta pronto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos colocamos gratuitamente en la cúspide de la pirámide evolutiva, sin embargo, nuestra especie practica el "canibalismo" sin ningún pudor: “Ande yo caliente, que se joda la gente” (con perdón de la vulgaridad).
      Nadie que viva en el mundo real puede negar que, aunque seamos capaces de escribir hermosos textos sobre derechos humanos, la corrupción, la desidia y la depredación son prácticas tan habituales que las toleramos, las envidiamos, las imitamos, en definitiva, las incorporamos al ADN de nuestras sociedades. Y pobre del bohemio o bohemia que ose mear fuera del tiesto, porque se va a enterar de que “de pisar mierdas nadie se escapa”.
      Si algo me sigue admirando de la humanidad es su gran capacidad imaginativa para tergiversarlo todo en su propio beneficio y el de su clan (aunque el clan también es prescindible).

      La semana que viene publicaré mi último microcuento, otro texto que nace de una anécdota sencilla al que cada cual le dará una interpretación, como si se tratara de una pintura surrealista.

      Un abrazo y feliz descanso.

      Eliminar
  2. Tras haber disfrutado de nuevo de una de tus magníficas historias, entre otras cualidades admiro tu imaginación y creatividad, y como cuando llegue la siguiente entrega ya estaré de vacaciones-también de ordenador-, te deseo lo mejor para el periodo estival.
    Nos encontramos a la vuelta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte o por desgracia siempre anduve sobrada de imaginación. Me alegra haber encontrado otra forma de redirigirla para el disfrute ajeno.
      Agradezco tus comentarios porque me animan a seguir trabajando en esta dirección, con los pies en la tierra, y sin más pretensión que la de ver crecer las flores del camino y valorar cada palabra en su justa medida.

      Te deseo un verano lleno de luz y esperanza, para que cuando lleguen las tormentas, tu hogar sea el más acogedor del mundo. Hasta pronto.

      Un abrazote.

      Eliminar

Publicar un comentario