Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2014

¡Chispas!

Imagen
Era un tipo de edad… corriente; ataviado según la etiqueta que obliga el tedioso calor veraniego, con una mochila de superviviente colgada a la espalda —aunque eso lo ignoró mi pertinaz miopía— y una perra saltimbanqui tironeando de su correa para «retar» a mi viejo fisgón. ¡Chispas!Es el nombre que le dio el trotamundos a esta cachorra de «contenedor de basura» antes de hurtársela a la muerte, a fuerza de voluntad y unos caritativos biberones. Gracias a este encuentro, lograron salvarse la vida el uno al otro —y conste que no lo digo para haceros moquear, sólo transcribo lo que ambos me dijeron… (Dondequiera que paren vuestros mocos, no me incumbe).
Desde tiempos inmemoriales, las fábulas han humanizado, e incluso divinizado, a los seres que conforman la Naturaleza —en mi opinión, una maniobra primaria que sólo retrasó lo inevitable—. Lo paradójico de esta «humanización» reside en el hecho de que fueron concebidas para inculcar valores éticos y despertar la empatía, o el miedo; sin emb…

La verdad sobre el caso Pandora

Imagen
«La esperanza anida en el corazón humano y se aferra a él con la desesperación de una náufraga» No fue la curiosidad el motivo de «el incidente» —tal y como me imputaron los poetas—, sino los celos de un Dáimôn: al arrancar el falaz corazón de este genio, bienes y males escaparon dejando un residuo de esperanza, y antes de que ésta se perdiera, comí de aquella víscera palpitante con el fin de que la esperanza perviviera y se propagara a través de mi estirpe. Permitid que me presente: Me llaman Pandora y soy «la primera». Fui creada para consumar la venganza de Zeus, Señor del Olimpo. Durante eras, dioses y hombres convivieron en paz, pero el descarado hurto de Prometeo laceró el orgullo del Gran Señor, por ello, Zeus ordenó a Hefesto que me modelara, y al resto de los Inmortales, que me ataviaran con los dones y maldiciones que darían tormento a los hombres por los siglos de los siglos. Seguidamente fui descendida a la Tierra por el divino Hermes, para ser regalada al hermano de Prometeo —…