Recuento de Navidad




Era una  noche oscura de Navidad. Las familias se reunían en torno a la mesa para degustar las finas viandas que tanto les había costado reunir en el caótico súper. No faltaba nadie, salvo los que se fueron a la guerra; los que emigraron al primer mundo; los empecinados en mantener un silencio sepulcral —a pesar de la movida del 4G— y Miguelín, que como fue un chico malo, sus padres le han regalado un traje de Papá Noel y lo han atado a los barrotes del balcón, para que aprenda lo que significa «ganarse el mazapán con el sudor de su frente».

Comentarios

  1. Hemos coincidido en el sudor en nuestras respectivas entradas navideñas. Por más que lo pienso, Papá Noel no me parece buen ejemplo para ganarse el pan, porque trabaja una noche al año. Pero igual el frío le despeja las ideas a más de uno.
    Feliz Navidad, bohemia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual tienes razón; todo el mundo sabe que son los elfos y las elfinas quienes hacen todo el trabajo duro, y que es el "jefe del mínimo esfuerzo" el que se lleva los aplausos y vítores. Craso error el mío, el próximo año vestiré al "chico" de elfo y lo colgaré de un abeto.
      Feliz solsticio de invierno.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pobre Miguelín, vaya frío. Es un cuento muy real, menos lo de Miguelin, y muy original. Me gustó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconoco que lo de atar al chaval al balcón es una burrada, por suerte irreal -espero.
      El propósito del cuento era llamar la atención sobre la actitud de algunos jóvenes que, pese a su edad, todavía creen en "el Árbol del Dinero".

      Un abrazo, Carmen.

      Eliminar
  3. Una navidad original, rozando la realidad actual. Me gustó leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo cuento tiene su leyenda, de ahí el nombre de este blog: entre la verdad y la fábula.
      Esperemos que la realidad no nos supere nunca.

      Un abrazo, Sindel.

      Eliminar
  4. Una navidad bien distinta o demasiado real, no se yo. Menudas agujetas va a tener Miguelín cuando lo descuelquen del balcón.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que hay tantas "navidades" como personas en el mundo. Desgraciadamente, no espero que los muchos "Miguelines" -de todas las edades- que nos anegan aprendan la lección, y mucho menos por las malas. La empatía es una actitud que tratan de despertar los educadores y educadoras, en nuestra mano está cultivarla o no.

      Un abrazo, San.

      Eliminar
  5. Muy original esta navidad tuya. Podría ser la que muchos viven en la actualidad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No muy alegre, me temo. Gracias por pasarte por aquí; si rebuscas en la 'Biblioteca', seguro que encuentras algo divertido y lleno de esperanza para la ocasión.

      Un abrazo, Leonor.

      Eliminar
  6. Anda que tiene tralla este recuento, muy propio de este tiempo y este país. Lo del Miguelín me dio penilla, una prueba durísima.
    Feliz Navidad. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte, este chico se queda en la imaginación colectiva, porque ¿qué madre o padre no ha deseado alguna vez comerse a su progenie? (Por supuesto, espero que nadie lo haga nunca)

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola: me ha gustado tu recuento, Y en general tus verifábulas. ¿ Eres inventora o buscadora de palabras? ... Pues bienvenida al club. En este espacio las encontrarás de todos los colores. Un saludo recordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Monserrat. Es un placer encontrar personas que viven la palabra como algo más que un medio de comunicación o de lucro, es la prueba irrefutable de que los límites se pueden ensanchar, e incluso, eliminar, para que el patrimonio humano no quede en manos de unos pocos.

      Un abrazote.

      Eliminar
  8. Un re-"cuento" navideño muy original que nos deja un sabor particularmente agridulce jeje
    Saludos jueveros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agridulce como la propia vida, es cierto. Los científicos dicen que somos indefectiblemente sociales y que nuestra salud mental depende de la comunicación con los demás... Para lo bueno, lo malo y lo regular.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Bueno, tal vez el castigo de Miguelín fue demasiado duro....¿tan mal se portó?.
    Encantada de leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un castigo cruel e inútil, porque los castigos nunca sirven de nada, funciona mejor el refuerzo positivo y el refuerzo negativo.

      No siempre escribo aquello que pienso, pero debemos reconocer que, ante un mundo lleno de información, son los estacazos los que llaman nuestra atención y nos hacen reflexionar sobre la ética o su falta de ella.

      Un abrazo, Charo.

      Eliminar
  10. Si fuera una pintura, lo sería del impresionismo navideño. Concreto y contundente con la guinda colgada del balcón.
    Besos y Feliz Año Nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El impresionismo pictórico y musical es maravilloso; la comparación es todo un regalo. Tenía tantas dudas sobre el impacto que podía causar, que estuve a punto de triturarlo.

      Un abrazo y feliz 2015.

      Eliminar
  11. Coincido, una Navidad muy original. A ver si Miguelín aguanta y llega a año nuevo. Por el momento, yo te deseo a ti un 2015 de fábula, perdón, de verifábula, eso sí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mucho que nos empeñemos, ninguna Navidad es igual a otra. Si Miguelín aguanta, se habrá convertido en 'un hombre de provecho' (para mal o para bien) o en un témpano muy artístico. Gracias por tu deseo, yo también trabajaré deseando que se haga realidad.

      Próspero y feliz año 2015 para toda tu familia (la real y la imaginada).

      Un Abrazote verifabuloso :-D

      Eliminar

Publicar un comentario