Brotes verdes





«¡El clan que cosecha unido tendrá su nido!», les exhortó el padre mientras hurgaban en las entrañas de los vertederos urbanos. Con lo que les pagó la chatarrera, compraron el traje de neopreno para el debut de la benjamina.


Comentarios

  1. Irónico microrrelato sobre una familia que forma una piña. También triste. Esos niños no van a aspirar a nada en la vida, su futuro es gris, pero curiosamente se compran un traje de neopreno para coger basura. Qué profesionalidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los años sucesivos, unos recordarán una infancia de parques de atracciones, actividades extraescolares y videoconsolas, mientras que otros rememorarán los días en que acompañaban a sus progenitores a buscarse la vida entre las basuras.
      Hay realidades insoportables. Esta vez, ni siquiera en la ironía encuentro la paz.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. No encontrarás la paz en la ironía, pero seguirá siendo el reflejo de nuestros días, de cuya dura realidad debemos ser testigos. Me gusta la intensidad del texto. Un beso.

      Eliminar
    3. Gracias, Pedro. Siempre digo que hay que mantener la esperanza para no perder la cabeza, por desgracia, este siglo XXI no está siendo lo que muchos de quienes nacimos en la democracia esperábamos.

      Un abrazo y felicidades por tu web.

      Eliminar
  2. Especialización ante todo! Fuera de bromas, una realidad que no vemos pero que está ahí, tal vez incluso más cerca de lo que pensamos. Es para reflexionar...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que broma o no, tienes mucha razón; en lugar de tender hacia la colaboración, seguimos especializándonos hasta el punto de que etiquetamos e hipotecamos nuestra vida.

      Lo cierto es que yo sí he visto esta situación. Para mí es habitual ver adultos abriendo bolsas de basura, lo que no he visto hasta la llegada de la crisis es a niños muy pequeños acompañándolos de contenedor en contenedor.

      Un abrazo y gracias por compartir el proyecto de Yo Leo Fantasía en Español.

      Eliminar
  3. Una cruda realidad que levanta ampollas ¡Gracias, Esther, por enfrentarnos a ella! Espero no necesitar el traje de neopreno,
    Besos y abrazos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más preocupante son las infancias que se han roto, el retroceso ha sido más dañino de lo que algunos creen. Yo también espero que nadie tenga que volver a bucear en ninguna basura.

      Un abrazote, Rosa.

      Eliminar
  4. Me gusta la síntesis porque siempre es sinónimo de asimilación del entorno y de una profunda reflexión. Pero si, además, se le añade un punto de ironía el resultado es mucho más impactante. Eso denota una gran inteligencia, Esther, algo que no está al alcance de todos.

    Enhorabuena por este texto tan brillante y por hacernos mirar de frente a una realidad que ojala tuviera más de fábula que de verdad.

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo es tan grande y extraño que da para muchas reflexiones a lo largo de la vida. Me alegro de haber logrado mi objetivo con la microverifábula. Yo también espero que esta realidad quede en el pasado.

      Un abrazote :-)

      Eliminar
  5. Esther, cada ser humano es el resultado de las oportunidades que va teniendo. Una pena que estas se estén viendo recortadas para muchas personas.
    Un pinchazo directo al alma este texto tuyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De pequeña imaginaba el siglo XXI de una forma muy diferente, un mundo en el que nadie volviera a pasar hambre. Con los acontecimientos de los últimos años tengo la sensación de que hemos dado un gran paso atrás, o que quizás, nunca pisamos ese escalón evolutivo. Lo que sí es cierto es que todo esto ha sacado lo mejor y lo peor de la gente. Sólo espero que pronto empiecen a abrirse los caminos.

      Un abrazo, Alicia.

      Eliminar

Publicar un comentario