Halloblogween 2015




«…El proceso era muy artesanal: drogar, mutilar, voltear la epidermis, sembrar, zurcir y mantener en reposo. Para cuando quisieron descubrirlo, él ya había concluido su obra. Los acontecimientos posteriores se precipitaron de forma tan descarnada que fue inútil la intervención militar; el joven y emprendedor taxidermista disponía de su propio escuadrón de la muerte: noventa y nueve zombis prestos a inocular un cóctel de hongos parasitarios que transformaría el mundo en un lugar más acogedor…»
Sin contar con la opípara reserva de cerebelos y criadillas para mí solito —se dijo mordisqueando el bolígrafo.

¡PINCHA EN LA IMAGEN SI TE ATREVES! 

 

Para más espantos, visitad el blog de Teresa Cameselle


Comentarios

  1. Jejeje... Muy zombi. Mientras el objetivo sea transformar el mundo en un lugar más acogedor, yo voto. ¡Feliz Halloblogween!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién en su sano juicio podría crear semejante monstruosidad? Ja, ja, ja...
      Un abrazo, Maribel.

      Eliminar
  2. Dictadores locuelos, esta vez con un ejército a su medida.....¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, quería darle un punto realista.

      Perdona que no te haya dejado ningún comentario en tu blog, al pinchar me pide darme de alta en google+.
      Debo decir que me encanta la forma en la que has introducido la historia -como si fuera una pregunta casual en un entorno seguro-. Y el final... Difícil de olvidar la escena.

      Saludos Mad el Mago.

      Eliminar
  3. El proceso de creación es verdaderamente enternecedor y además todo muy natural ... Le espera un futuro prometedor en un mundo mucho más confortable! Muy bueno Esther.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje lleva el uso de la perspectiva a su máximo exponente. Todo un artista.
      Besos.

      Eliminar
  4. Un loco, con algo de Hitler y que sabe coser, y el mundo tiene las horas contadas.
    ¡¡¡Adoro los apocalipsis!!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he dicho que saber zurcirse un calcetín es esencial para una vida digna ;-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Fascinante trama dantesca. Y al paso que llevan muchos parecidos a tu personaje el taxidermista, no sería nada sorprendente que ese batallón de zombies se hiciera una realidad. =)
    Me he encantado tu creación.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. A mí también me gustó el tuyo, entre el escalofrío, la angustia, el asombro y la incredulidad; todo un revoltijo de sentimientos nacidos de lo primario. Como en el caso de Mad el Mago, tuve problemas para dejarte un comentario, creo recordar que el año pasado me ocurrió o mismo, lo siento.
      Saludos, Yessy Kan.

      Eliminar
  6. ¡Un ejército entero de zombis! No hay quien se libre... Aterradora propuesta. Enhorabuena, Esther.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte. Yo también disfruté de tu propuesta.

      Una abrazo.

      Eliminar
  7. Un loco en la búsqueda de un mundo mejor, sin importar que armas debe utilizar para ello. Un relato corto y contundente que deja sin palabras.
    Muy bueno! Me encantó! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mundo a su medida; el tema recurrente para los megalomaníacos, de los que la Historia está surtida.
      Una abrazo, Sindel.

      Eliminar
  8. ¡Horror! Salvémonos de descerebrados emprendedores que se nutren de cerebros ajenos. Esperemos no convertirnos en el zombi número cien. Mejor que ese taxidermista se dedicara a zurzir calcetines con tomates.
    Esther enhorabuena por tu excelente propuesta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pude evitar la ironía, será que me estoy haciendo mayor...
      Un abrazo, Alicia. Gracias a ti por tu relato.

      Eliminar
  9. Bueno puede que ya se ande creando un ejército de zombies y no lo sepamos... ;-) Muy buena historia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo pensé cuando le puse el punto final; y también me vino a la memoria Jules Verne.
      Muy bueno también el tuyo. Ha sido un placer leerlo en tu web.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Menudo escudrón se hizo, que buenas manos para la costura... Muy buen relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se sabe que los genios tienen un cerebro diferente, lo que nunca se sabe es por dónde les saldrá la genialidad.
      Un abrazote, San.

      Eliminar
  11. El contraste entre la idea del zombie y "el joven y emprendedor" es mortal, jajaja. Me ha gustado.
    Gracias por participar en el Halloblogween.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por convocarnos para este aquelarre de creatividad ;-)
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario