Independiente







¡De una vez por todas iban a dirimir el conflicto! Acordaron reunirse en la «Sala de los espejos» para evitar orejas mironas, y se la jugaron a piedra, papel o tijeras. El reto quedó en tablas por el dichoso vicio que ambos compartían de quedarse prendidos en su propio reflejo. Al final, mi madre ha mandado a "los chicos" de viaje, a ver si así, se les aclaran las ideas.


Comentarios

  1. Yo creo que no interesa solucionar el conflicto, sino alargarlo lo máximo posible. Es lo que me fastidia de los políticos. Prefiero a la gente de la calle. Si tienes un problema con alguien, hablas con esa persona y asunto arreglado. Lo de la confesión no lo contemplo por ateo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía ayer Almudena Grandes, los machos alfa se retroalimentan mutuamente, por eso yo tampoco creo que esto tenga una solución inmediata, y por eso, yo tampoco volveré a escribir sobre este tema.
      No se puede ignorar la realidad que no nos gusta con la esperanza de que desaparezca, ni tampoco creo que quepa el autoritarismo dentro de un sistema democrático. Si los interlocutores no son capaces de llegar a un acuerdo, tal vez convenga cambiarlos, o mandarlos juntos de viaje, dicen que eso ayuda a estrechar lazos de entendimiento.

      Un abrazo aconfesional.

      Eliminar
  2. Qué bueno. Sí, es un vicio quedarse prendido en el propio reflejo.
    Este fin de semana he vivido la experiencia electoral desde el lado de candidata. Todavía no me he recuperado del sobresalto. Aquí se politiza todo, no hay intereses sociales, solo intereses políticos sucios, deseos de hacerse daño los unos a los otros. Muy lamentable.

    Un abrazo y felicidades por la microverifábula.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu valoración, siempre me ayuda mucho, Maribel.

      Lo que cuentas no me sorprende nada y, al igual que tú, lo lamento profundamente.
      Mi parte más egoísta te anima a seguir en la brecha para frenar, por fin, a los oportunistas, los narcisistas y los rateros que pululan sobre nuestros destinos, porque creo que la gente noble, con aptitudes de líder, debería hacer valer sus dones, por el bien común. (Ya he dicho que sería egoísta).
      Mi parte empática te advierte de que muchos hombres y mujeres probos se han quemado al tratar de implementar utopías, porque "los malos" serán pocos, pero están bien armados. Asegúrate de tener el mejor bastión de defensa: ningún rebaño mereció, ni merecerá jamás, el sacrificio de su pastor.
      En cuanto a mi parte irreverente, mejor la amordazo hasta que se calme (¡¡¡ !!!)

      Hagas lo que hagas, tienes todo mi respeto, admiración, gratitud y apoyo. No todos los Quijotes acabaron estrellándose contra los molinos ;-)

      Un abrazote.

      Eliminar
  3. Esther, qué peligro tienen los espejos. Lo mismo puede ser una ventana a un maravilloso mundo, como le ocurrió a Alicia, que una bofetada de vanidad, como le ocurrió a Narciso desde el espejo más antiguo del mundo, la superficie del agua. Esperemos librarnos de que por amarnos a nosotros mismos nos olvidemos de los demás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tu reflexión me gusta más que la microverifábula. El amor propio es importante, pero se convierte en una lacra cuando se queda encerrado en el espejo de la egolatría.
      Gracias por pasarte por aquí, imagino que estarás bastante liada ahora mismo.

      Un abrazote, Alicia.

      Eliminar
  4. El ego y la política… traiciona los principios, altera la mirada de la realidad por percepciones personales, y el dialogo se convierte en un continuo monologo. Excepto en época electoral en la que, los asesores de imagen, les obligan a esconder esa soberbia bajo capas de demagogia.

    Cómo me ha gustado este micro, Esther, y esa sala llena de espejos. Es tan visual que lo has trasformado en un gran juego literario lleno, por supuesto, de cordura. Me encantaaaa.

    Besos y muchos abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lástima que, en el mundo real, la madre no tenga voz -y a penas voto- para aplicarles un correctivo pedagógico que desinfle tanta soberbia.
      Me alegro mucho de que te haya gustado. Gracias.

      Un abrazote extensible :-)

      Eliminar
  5. Y es que lo de la política, salvo contadas excepciones, es un ejercicio de narcisismo interesado.
    Un beso, Esther.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es característico del reino animal seguir al bicho que más ruido hace, aunque no sea el más apto y, a la postre, sea el más pernicioso para el grupo. Nunca hay que generalizar, claro, pero conviene no olvidarlo, y desmarcarnos usando el discernimiento.
      Un abrazo, Pedro.

      Eliminar

Publicar un comentario