jueves, 21 de mayo de 2015

Elogio a la locura






Fui cautiva, recluida entre su miedo de hormigón armado y el doble filo de su deseo; no me dejó otra opción: en el clímax de su ascensión, yo pregoné al mundo mi existencia. ¡Soy Locura!
Ahora, levito libremente sobre el Senado en busca de otra mente maquiavélica* a la que abrazar con todo mi ser.

*(Maquiavelo) …«desde hace un tiempo a esta parte, yo no digo nunca lo que creo, ni creo nunca lo que digo, y si se me escapa alguna verdad de vez en cuando, la escondo entre tantas mentiras, que es difícil reconocerla» (mayo de 1521). (Fuente: Wikipedia)

domingo, 10 de mayo de 2015

Titiritero





   De paja.
   Que no… De barro.
   ¡No seas panoli! Se les llama «hombres de paja».
   ¿Y si son mujeres? Porque nosotras de pajas… nada.
   ¡Mira que eres vulgar! Son de paja porque su función es la del soldado raso: ir a la cabeza del frente y si se prende fuego…
   El barro sirve igual y es más bíblico, aunque… serían vulnerables a los tsunamis.
Dejemos las divagaciones para las «vídeo-rueda-de-prensa». ¿A quién han seleccionado como cabeza de partido?
   ¿No te lo imaginas…?
   ¡Será coña! ¡Si no sabe hacer la o con una paja!
   Por eso. Recuerda que será el gran «hombre de barro».
   De paja.
   De barro… Además, el tipo tiene mejor dicción que el último. ¡Con lo que me costaba redactarle los discursos y hay que ver cómo los baboseaba!
   Coincido; lo único que lo salvaba era tenía una buena paja...
  ¡Vaya con la mosquita muerta! ¡Para que luego discutan las excelencias de la educación privada!
------------------------------------------------------
   ¿Lo has grabado todo, Manolete?
   ¡Alto y clarete, jefe!
   ¡Baja del árbol! Vamos a reunirnos con la Chusa, ya tendrá capados a «los otros». ¡De aquí a la gloria, Manolete, te lo digo yo!
   Sí, jefe (¡so gili…!)