Disparates



Exaspera* al caracol
la lentitud del Sol.
*Exasperar al caracol: provocarle un enfado morrocotudo.



A la estatua embadurnan*
con crema antiarrugas.
*Embadurnar a la estatua: untarla con un pringue espeso y pegajoso, tal vez, incluso apestoso.



Las agujas del reloj enhebra*
para que el tiempo se detenga.
*Enhebrar las agujas del reloj: Pasar un hilo por el ojo de cada aguja para mantenerlas prisioneras.

Comentarios

  1. Esther, esta entrada bien pudiera ser el comienzo de un nuevo diccionario para los más pequeños. Desde luego, una forma muy original, creativa, artística y divertida de darles a conocer nuevas palabras, acaso desconocidas por ellos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si bien aprecio mucho el uso del diccionario -inseparable amigo de escritores y lectores- también recuerdo lo pesado que era aprender palabras por el único método de pasar las hojas de un libro no siempre dispuesto a ser manoseado.

      Creo que la combinación de varios métodos diferentes puede hacer que la tarea sea más productiva y, a la larga, motivadora; es asombroso comprobar cómo palabras de uso común son un completo misterio para muchos jóvenes. Por otro lado, es importante potenciar la herramienta "definición", a saber: desarrollar la capacidad para definir palabras, objetos, ideas... No sólo se favorecería el desarrollo de la expresión oral y, por tanto, la óptima comunicación, sino que también serviría para desarrollar la creatividad y ampliar el vocabulario personal.

      Y ahora es cuando me río de mí misma, porque al escribir estas simples rimas mi único objetivo era divertirme. Supongo que es cierto que la cabra siempre tira al monte.

      Un abrazo, Alicia.

      Eliminar
  2. Tus disparates me recuerdan a las greguerías que intentamos escribir para cierto libro. Las formas y los géneros son una convención. Hay escritores que se adaptan a los moldes canónicos de novela, cuento o poesía. Pero ¿qué ocurre cuando no hay molde para contener a un escritor? Ya hay demasiadas reglas aburridas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la vida está regida por demasiadas reglas que debemos acatar por el bien común; es un disparate ponerle límites a la creatividad, lo sabes mejor que yo. Cada vez tengo más claro dónde reside el éxito de un escritor, como tengo claro que ni tú, ni yo, ni los escritores a los que conocemos tenemos alma de vasallos.

      Un abrazo, Lobo López.

      Eliminar
  3. Un diccionario para sentirse niño, me encanta leer tus disparates a pesar de que mi DNI dice que soy una abuelilla
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa, me alegro mucho de provocar sonrisas con estos pequeños atrevimientos míos. Tampoco es que yo sea muy joven, sin embargo, siempre es bueno conectarse con esa parte infantil que nos hace más sabias y felices.

      Un abrazote, Rosa.

      Eliminar

Publicar un comentario