Princesa






Presa del servilismo, mancillada, a penas resistes el tacto de esas bocas lúbricas que apuran el néctar de tu seno hasta sólo dejar hiel entre las grietas de tu porcelana.
«Ya es hora de vestirse de crepúsculo, princesa, y da gracias si acabas la jornada sin que te haga añicos».

Comentarios

  1. Me parece durísimo, has utilizado una estupenda metáfora, porque además es muy cercana, de algo tan útil y necesario, que acerca mucho más al drama que aún se debe seguir viviendo...
    Besos consternados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida siempre es dura, por mucho que los cuentos de la factoría Disney quieran vendernos su "cascada de colores".
      La violencia de género es multiforme y, en mayor o menor medida, se halla incrustada como un parásito en la piel de las sociedades, asfixiando el futuro de toda la Humanidad. Tal vez un día, y sólo ejerciendo una voluntad distinta, nuestro mundo quepa en un cuento con final feliz.

      Un abrazo, Juan Carlos, y gracias por pasarte.

      Eliminar
  2. Necesitamos educación y amueblar bien la cabeza de los jóvenes para cambiar las actitudes. Nadie es servidor de nadie. Todo comienza por no hacer distinciones en casa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, la solución está precisamente ahí, en casa, porque por mucho que los docentes y educadores se esfuercen por formar y dar ejemplo a los jóvenes, de nada sirve si en cada hogar no se reproducen los principios de igualdad y justicia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Efectivamente, como respondes a Juan Carlos, la vida no es cuento de hadas y los príncipes no existen...a muchas les ha costado mucho dolor darse cuenta de eso.
    Genial el micro!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Charo. Ahora es importante que la sociedad no olvide la lección aprendida y que cultivemos en las nuevas generaciones el amor propio, único antídoto contra cualquier clase de abuso.

      Un abrazote.

      Eliminar
  4. Para quitarse el sombrero! ¿Cuando y quién podrá poner las ultimas palabras "colorín colorado"...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me gustaría a mí ver escrita en nuestra Historia el "Fin" de este y muchos otros horrores. Tan sólo hace falta un pequeño paso de cada hombre y mujer para que la Humanidad de ese gran paso que tanto necesitamos.

      Un abrazo, Rosa, y felices fiestas.

      Eliminar

Publicar un comentario