lunes, 25 de abril de 2016

Alce







Alce posa soberano
en un bosque de alabastro.
Alce no oye al comprador
ni tampoco a su ojeador.
Alce se acomoda a la vista
del ávido coleccionista.
Alce cree en su inmortalidad
como si fuera real.
¡Oh!
Alce sufre con horror
los rayajos del crío menor.


miércoles, 13 de abril de 2016

Selectividad







Eran tantos los granos de arena que le rodeaban en el espacio, que el pobre, pobrecillo dios, decretó que sólo los que se colaran en sus babuchas serían elegidos; de ahí, que pronto se desatara una tormenta interestelar.