Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

Gusiluz

Imagen
Clara trepó al árbol persiguiendo una estrella fugaz; al entrar en la copa, se vio rodeada de un enjambre de luceritos que volaban alborotados de acá para allá.

El gusano saltarín

Imagen
Había una vez un gusano de naranjo conocido por todos como Don GuSaltarín. Este curioso nombre se debía a que, a pesar de no tener ancas, ni patas, ni muelles, el gusanito había desarrollado la habilidad de ejecutar los más arquetípicos brincos jamás imaginados en el Reino Animal. Don GuSaltarín solía pensar, entre bote y rebote, que era un ejemplar ilustrado ―y no porque el famoso pintor Fernando Botero lo hubiese retratado en Naranja, un óleo sobre tela de 1977― sino porque él, un pequeño gusano, había desarrollado su pensamiento racional más allá del límite concebido para un invertebrado. Cada noche gozaba refugiándose en la naranja más jugosa de mi huerta y después de cenar, se aplicaba febrilmente a la tarea de diseñar, sobre la monda lironda, el próximo salto que lo catapultaría a las estrellas. La vida de Don GuSaltarín fluía bajo una duermevela tachonada de euforia y zozobra; el último salto debía ser siempre el más perfecto. Sin embargo, la motivación de mi devorador de naranja…