¡Palabra!







...Anoche planeé liquidaros, porque acotáis mi mundo, ¡porque no podéis soportar el peso de mi esencia!
Vosotras, con vuestras reglas e impostaciones, con toda vuestra sapiencia y rancia alcurnia, apenas lográis recrear la vida.
Sabed que os voy a destruir como al burdo hormiguero que sois, y nunca más os prestaré ni voz, ni oídos, ni trazos. Juro por Caín que hoy iniciaré vuestro Apocalipsis, y cuando mis labios, mi pluma, hayan vertido a la última de vosotras, enmudeceré para siempre, negándoos así, ¡infames!, la resurrección .
Tras esta declaración, la poetisa levantó la vista del atril, se sacó los anteojos y habló a la sala:
Amigos, amigas, no intentéis persuadirme, y tampoco me extrañéis..., yo no os extrañaré, malditos.
Los invitados a la gala nos quedamos pasmados, sin embargo, la sorpresa fue mayúscula cuando la homenajeada sacó de quién sabe dónde un arenero de gato en franco uso, lo dejó sobre la mesa del banquete y comenzó a realizar trazos que luego borraba de un manotazo, esparciendo a diestro y siniestro el contenido del orinal. Autoridades y asistentes nos levantamos de nuestras sillas para darle una efusiva ovación.
«La diferencia entre la estupidez y la genialidad es que la genialidad tiene sus límites».
Albert Einstein


Comentarios

  1. Comprendo a la poetisa. Las palabras se quedan cortas, pero es lo único que tenemos. Yo creo en la mímica que acompaña a las palabras habladas: los gestos, las miradas... Eso que jamás sustituirá whatsapp.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ningún emoticono podrá sustituir jamás a la palabra, y mucho menos, abarcar un sentimiento.
      Me gustan los avances tecnológicos, sin embargo, si antes no aprendemos a conocernos, a conocer a los demás, si no somos capaces de integrarnos en el medio natural, acabaremos expirando, porque no se puede vivir en la mentira sin pagar un precio.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Desde luego eres brillante en tus escritos!! Me imagino lo que sería una conversacion frente a frente, aiiisssss.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brillante... no sé, no sé; lo cierto es que, a la hora de escribir, disfruto saliéndome del guion, y me alegra comprobar que este humilde acto tiene un impacto positivo. En cuanto a las conversaciones cara a cara... ¡Ahora mismo me planto frente al espejo para ver qué pasa! Ja, ja, ja. Para ser sincera, prefiero escuchar más que hablar, ¡queda tanto por aprender...!

      Un abrazote, Rosa, siempre es un placer leer tus relatos y comentarios.

      Eliminar

Publicar un comentario