La sicaria




La echaba de menos como sólo se puede echar de menos a un fantasma: en silencioso recogimiento. Vuelvo al acantilado cada aniversario, allí donde las rocas testimoniaron nuestra despedida, para rememorar tu voz bañada en lágrimas de súplica. Cariño, fuiste el mejor encargo de mi vida.


Comentarios

  1. Aunque echa de menos a su antiguo amor, parece ser que tu sicaria, como buena profesional del ramo, tiene su código ético. Qué triste cortar así por lo sano con aquello que quieres, sea amor o amistad. Yo no podría.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, creo que es más trágico apartar nuestros propios principios y nuestro bienestar para claudicar ante los deseos o ideas de los demás. Tal vez, el verdadero sicario sea el amor propio.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Eso es... "apartar el corazón de los asuntos" No se si compadecerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quienes escribimos constatamos, relato a relato, la compleja arqueología de la mente humana. Creo que si miráramos a nuestra especie desde fuera, nos compadeceríamos de nosotros mismos.
      Besos, Rosa.

      Eliminar

Publicar un comentario