Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2017

La ratonera

Imagen
Es un hecho que a nadie le agrada entrar en contacto con el calor residual de «los otros».Nuestra sensibilidad se apropia sin ascos del lugar de reposo del perro o del gato: su calor es conmovedor. No obstante, si en el busrozáramos, siquiera, el segmento de barra que fue asida por la mano de un desconocido, eludiríamos ese repugnante y húmedo calor deslizando la mano hasta una zona «virgen»―aunque eso suponga poner en riesgo un equilibrio ya de por sí precario. ¿Y qué me dicen de usar los zapatos de otra persona? ¡Ni hablar! ¡Qué cochinada! ¿Y si se nos pegan los hongos, el fracaso, la desesperación, ¡la locura!…? ¡NO! Nacemos y morimos solos y, durante el paseo que une ambos finales, supeditamos nuestra conducta a la dominación sobre«los otros», incluso cuando nuestros actos son juzgados como altruistas, ya que es entonces cuando nos convertimos en dioses: los buenossentimientos que brotan como respuesta al despliegue dela filantropía alienan a nuestras víctimas—o, si lo prefieren, las…