Marzo ventoso...


https://pixabay.com/


Surcad, cometas,
La bravura de la mar.
¡Prended sus flores!






         Tarde. Ni ellas ni ellos lo vieron venir.  De la risueña espuma marina sobre la que cabalgaban apenas hacía un instante brotaron unos rosetones grises y compactos. El buque, descargado de químicos, prosiguió su singladura mientras las cometas se hundían en la mar.

Comentarios

  1. Cualquier día, un barco pescará un atún mutante. Entonces Jesús Puente, desde algún lugar de la galaxia, se echará las manos a la calva.

    Un abrazo y feliz verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mucho que te aprecio como escritor, espero que nunca llegues a ser un Jules Verne, por la cuenta que nos trae.

      Un abrazo y que descanses en paz bajo la sombrilla de un mojito.

      Eliminar

Publicar un comentario